miércoles, 31 de marzo de 2010

PUEDO HACER LO QUE YO QUIERO

Cuantas veces hemos escuchado de la boca de nuestros hijos: "Puedo hacer lo que yo quiero"

No se puede dejar por la libre, el pensar que los hijos menores de edad puedan tomar decisiones
por sí solos. No.

El discernimiento en esa etapa de la vida no está bien desarrollado; pueden primar emociones y estas siempre son circunstanciales. Es muy difícil guardar el equilibrio entre imponer la autoridad o consensuar. Dicen que los padres somos ante todo, padres y no amigos de ocio de nuestros hijos.

No siempre podemos persuadir de hacer lo correcto e imponemos disciplina, orden; aún cuando sabemos que se van a disgustar y harán rabietas. Calmadas las aguas, si tienen un buen juicio, entenderán el porqué de la medida estricta.

Cuando era adolescente; un cura escolapio nos decía que era más fácil (menos traumático) flexibilizar un régimen estricto de relación entre hijos y padres; que un régimen en extremo liberal por que, en muchas ocasiones, ya era tarde.

Los hijos no solo habían perdido su tiempo si no también sufrido los embates de la calle.

Fernando Saavedra A.

Publicar un comentario