sábado, 7 de julio de 2012

EN EL BAR


                            (Foto tomada de internet)


Entramos al bar. Nos sentamos en la mesa más cercana al patio interior. El aire fresco se mezclaba con el vaho que provenía de la cocina. 


Un grupo de niños caminaban por la calle jugueteando con sus mochilas escolares. 


Era un día de trabajo cualquiera; discretamente sentados en algunas mesas, funcionarios y no funcionarias consumiendo licor en horas laborales. 


¡Mesera!  ¡Mesera! 


Angela había levantado la mano varias veces infructuosamente. 


De lejos, podíamos ver como entraban y salían las meseras, con bandejas llenas de bebidas y comidas. 


La espera desespera. Angela consultó el reloj. 20 minutos y nada. 


En eso se apareció una radiante mesera de esas que salen en los comerciales de televisión  


“Buenas tardes ¿Ya los atienden?” 


Volví a ver a Angela, llena sus ojos de fuego y me dirigí a ella: 


Pues no señorita, pero por favor, traiganos la cuenta.” 



Fernando Saavedra A.




Publicar un comentario