lunes, 31 de diciembre de 2012

EL REGALO DEL NIÑO JESUS



 CUENTO DE NAVIDAD

El regalo del niño Jesús

-Por Verónica Rosil-
Jesús estaba por cumplir cinco años de edad. María su mamá le había tejido una manta de lana para darle de regalo, pero estaba triste porque tenía solo hilo blanco y tejió la manta de un solo color. A ella le hubiera gustado que llevara los colores del arco iris del cielo.
Había un ángel que de vez en cuando rondaba en la tierra para ver que todo marchara bien, ellos eran los guardianes de la armonía y del amor. María se acercó al ángel y le dijo:-Señor ángel ¿Podría usted hacer que esta humilde manta pudiese llevar el arco iris del cielo? El ángel le contestó:-Espérame un ratito madre María, iré al cielo a pedirle a papito Jehová que haga caer un poco de lluvia, para que pueda formarse el arco iris. Se fue el ángel y como no era tiempo de que cayera lluvia, se tardó un poquito más. Luego se oía las aves contentas y empezó a llover. Al disminuir la lluvia se observó aquel hermoso arco. La madre María extendió la manta al suelo y de inmediato se impregnó de los colores: rojo, anaranjado, verde, azul, amarillo y violeta.
Se estaba haciendo tarde ya por ocultarse el sol. María se apresuró porque había dejado a Jesús en la cabaña quien jugaba con sus juguetes de madera.
El niño Jesús estaba casi dormido, cuando en eso llegó un pajarito de pecho amarillo con mucho alboroto, cantando: “güis güis”. Al niño Jesús le llamó la atención de tan simpático pajarillo, pero este salió volando al bosque y Jesús fue tras de él. Se perdió. Tuvo miedo. Había anochecido. Los animalitos del bosque lo acompañaron. Se sentó bajo un árbol y agarró unos insectos de la misma especie. Los tocó uno por uno y se encendían al instante como una lamparita en la oscuridad. A lo lejos la madre María ve aquel resplandor y oye mucha alegría. Al llegar encuentra al niño Jesús jugando con los animalitos. Jesús al ver a su madre sale a abrazarla. Hacía bastante frío. María lo cubrió con la manta y bajo aquel árbol encendido con luces de luciérnagas, se pusieron a cantar, todo el bosque cantó con ellos y el pequeño Jesús llevaba en sus hombros el arcoíris del cielo en una noche Navideña.
Publicar un comentario