jueves, 17 de enero de 2013

JARDIN EN EL TECHO




Sobre la árida teja de barro nace la vida humedecida por las brumas frescas de las montañas de Jinotega, mi cuna. Buscan el sol, la libertad del aire para danzar al compás de los recuerdos. Espigadas, esbeltas, altaneras, coronan sus cabezas con el color de la vida. Qué más pueden pedir ellas…, sino vivir, solo vivir como Jardín en el techo, antes de caer heridas por el tiempo en ese techo de barro moldeado por un artesano del campo, en ese techo venido de la tierra donde venimos, a donde todos vamos, nuestra Casa


AAA (Arnulfo Agüero.- Nicaragua)
Publicar un comentario